domingo, 26 de diciembre de 2010

La fumée des gauloises.yolanda valenzuela.(parajes de una desconocida ) mitos, rimas y leyendas

*Ahora sé todo lo que tenía que saber, la situación tenía una manera clara y concisa de expresarse, ahora ya sé todo lo que tenía que saber…

El cero llego y restó todo lo que esperaba, parecía que desde la otra parte del cielo la habían escuchado.
Corrió hacia la salida, se aventuro sin a ver entrado en ningún momento, en ningún lugar.

Casi decidida a incluirlo, casi decidida a darle tregua, era todo lo había.

Agradeció a la vida esta vez por darle lo que merecía.

Vio una señal de prohibido el paso, una trinchera que con letra fácil y clara le recordó el olor de la tinta que derramaría en este sueño.

No pudo ser más fácil, no pudo ser más lerdo, quiso que lo odiara como si fuera su enemigo, se negó a derrochar la energía que tenía en ello.

Se negó a reconocer que por un momento creyó en algo que ya en apariencia era más que obvio.

Y sintiéndose lo más importante creyó en ella, en su rostro pálido como algo angelical, igual de inaccesible y difícil en el intento.

Concentrando la fuerza en algo que se transformara en olvido y se quedara en resquicios con morbo en su tintero de pluma ágil y rápida en direcciones.

No obstante la curiosidad quemo los bigotes del gato, lo dejo solo en su absurda idea de convertirse en alguien importante para su vida.

La limito sirviéndola como gloria, extendiéndola sobre él, concibiendo la gracia y sabiduría que le otorgaba la condena de estar conociendo el lugar donde volvió a ser útil, fabuloso y hermoso en toda su extensión.

La conversación que continua como una atracción de circo, con el malabarista y el mimo, el trapecista que a su vez es también payaso en fin de curso.

Con La fumée des gauloises que le caracterizo, sus colaboradores de cariño de aires marcianos, con la presencia que le erizaba la piel, un chulo de barrio le edificaba un estrés que no sabía por qué demonios lo quería hacer suyo.

Un día todo acabara participe de ello le temblara la voz y la garganta se le cerrara y ya no volverá a ser nunca la misma persona que conoció, con clara y concisa expresión porque sabrá todo lo tenía que saber y eso le hará libre para siempre.

Yolanda Valenzuela

*Extraído de (parajes de una desconocida) mitos, rimas y leyendas Pag10

A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.

©Todos los derechos reservados
http://www.produccioneslacomadrejaylaluna.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.