sábado, 25 de diciembre de 2010

Assez parle moi.Yolanda Valenzuela.(parajes de una desconocida ) mitos, rimas y leyendas



Solo recordaba que venía en un carro alquilado, se abrió la puerta y ahí estaba, tan flamante, tan destellante tan eterno de ser y estar.

No se me podía concentrar, solo sabía que lo sentia como si estuviera dentro, como si ya lo hubiera probado como si no hubiera momento para más.

El en momento que vio su rostro, intento pensar en otra cosa, intento no hacerle caso a las estrellas fugaces.

Escuchaba música que le perturbaba aun mas su ensueño, no sabía si era bueno o malo, solo sabía que le llamaba desde donde quisiera que estuviera escondido esa noche.

En la lejanía por un momento pareció que estaba a su lado, sonriendo a su miseria, rindiendo homenaje a su mala suerte.

El no sabía quién era, ella no sabia quién es, todo se confundía entre deseos de bohemios encontrados tirados en la carretera del tiempo.

Era  consciente que tenía  que tener cuidado con el fuego que prendía, que desprendía, que provocaba y que observaba.

Sabía que queria la consciencia de su piel en su almohada, la certeza de su cuerpo en su cama, el placer de sus noches en sus estancias y el honor de poseerla como si fuera necesario dar una audiencia a la reina, convencerle de que la guerra acabo, que la paz ya está aquí.

Se acabo dar vueltas hacia el mismo eje, comerse el cerebro a cada paso neural equivocado, reconducir lo que quería decir, tener más ganas de él cuando en realidad, no sentía hambre ni sed real, sino ansiedad por lo que era y lo que quería llegar a ser.

Bajo el mismo cielo, haciéndose casi las mismas preguntas, añorando la repetición de la textura del alma hermana, a través de las fronteras que los separaban, bordeando las mismas calles posándose en las mismas esquinas, con nombres de tango y aromas de plantas exóticas.

Haciéndole un striptease al destino, se fue despojando de todo lo que le sobraba, haciéndole una reverencia al rey , que estaba ahí detrás en su trono leyéndole con atención y con los ojos abiertos como puertas al infierno de sus hogueras.






Yolanda Valenzuela

*Extraído de (parajes de una desconocida ) mitos, rimas y leyendas Pag 09

A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.

©Todos los derechos reservados
http://www.produccioneslacomadrejaylaluna.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.