viernes, 2 de agosto de 2013

No, nos engañemos. Yolanda Valenzuela


A nadie le gusta encontrar a un hijo puta sincero, porque aunque sea sincero no nos olvidemos que es un hijo de puta, es raro pero a veces están cosas suceden en el mismo ser.....
 

Hay que besar a la serpiente sin miedo si quieres cruzar el edén, alucinaciones, compañeros y desiertos situados en el mismo eje, con la misma pasión, con la misma inquietud por subsistir, repentinamente vista en san Francisco en 1967, una sola imagen controla a miles de personas, no nos olvidemos que es solo una imagen, que controla pero tan solo una imagen.

Siempre estoy enamorada, en primer lugar estoy enamorada de mi misma, porque yo soy mi propio público, mi propio hogar....

No quiero ser un genio gilipollas que imite a la vida, tampoco una mediocre sin sustancia a la que la vida la imite, tampoco vendrá nadie que me diga:

-Esto es para ti, ahora puedes hablar con dios.

Ninguna pálida razón oculta en el infinito, ya no consumo coca ni me follo a ningún mito, soy una bruja solidaria protectora de una estación y proyecto millones de cosas maravillosas.

A mí si me hacen la contra no me da por destruirlo todo, nunca beberé sangre porque me gusta más el vino, no necesito ninguna luna adecuada para ser una amenaza sexual...

No quiero clanes y menos entre mujeres, paso de Dionisios no me aporta nada, tampoco me apetece hacerlo pedazos, no voy a unir mi casta por mucho que sea una flor misteriosa, los dioses de la luz son completamente falsos, están vacíos, no tienen alma, demasiados fans en mi mente que quieren mi coño no mis palabras.

La única manera de evitar la muerte del alma es haciendo mucho el amor con alguien que amas, pero a las personas les mata el afán de joder con mentiras...

Sino me quieren y me desean la muerte quien soy yo para evitar dicha bendición, la liberación total de las condenas, la perpetuidad de un legado muy pesado siendo joven, demasiada gasolina, en la capilla eléctrica donde vivo contigo tú no eres más que una suposición.

Tenia la plaza segura, estaba a punto de encender mi traca valenciana, adiós mi corazón, que te den por ahí, ahora todo se está vertiendo sobre mí…

Lo que no encontraste por el camino se perdió para siempre, intenta recordar, despertar y dormir a tus horas, tengo cosas que hacer en mi vida, no voy a perder por otros el tiempo porque para eso ya estoy yo con todas mis perdidas, el placer por el placer se acaba pronto y se levanta muy, muy tarde vive en el sueño constante de querer emitir en todo el radio, hondas y hondas.

Todos nos preguntamos sobre los límites del amor, del odio, del deseo perturbador, hay amores que saltan pasos y van directamente al profundo y verdadero asco, remedio de ser cometa errante, pero no, nos engañemos yo soy estrella fija, no una puta, no una artista invitada.


Yolanda Valenzuela
*Extraído de (Estancias) Relatos y otras mandangas Pág. 29
A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.
©.monpetitartbonmarche by yles
www.yolandavalenzuela.com
http://www.flickr.com/photos/artbonmarche
www.produccioneslacomadrejaylaluna.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.