lunes, 12 de agosto de 2013

La Reina Dornida/Palacio del Este I.Yolanda Valenzuela


(Es de madrugada en el palacio del este , el silencio y la calma reina en todo el lugar de tanto en tanto se escuchan animales y armaduras…Hasta que un rugido de angustia aterradora disloca la noche... ¡¡¡¡ Corred Majestad, corred ¡¡¡¡ )

*Una princesa corre despeinada, desesperada por todo el patio, medio desnuda, poseída se agarra a las paredes y a las puertas como si quisiera formar parte de ellas, mientras grita:

¡ Quiero que me trague , quiero que me devore !

( La reina se acerca despacio a ella y le indica con el dedo que se calle, la princesa la mira entre sollozos abrazándole el vientre, la reina la cobija y le pide a todo el mundo que se vallan )

R- Cuando las palabras callen sentirás esta destrucción como tuya, vivirás en la mas y absoluta ruina sin él, serás una pobre sin corazón, una flor con espinas, una cara llena de gloria, una casa llena de moscas....

¿Queréis ser engañada?

(La princesa de repente deja de llorar, se separa agresivamente del abrazo de la reina se enfada y empieza a increparla)

P-  ¡Más de quince años cargando una vida miserable e ingrata, aquí nada cesa Majestad, cada vez preciso más valor, más ganas de lidiar, mas pertrechos, más, siempre más y más !

La sed, el hambre, la apatía, la desolación, en esta represión solo esta él con todos sus desechos, con todas sus porquerías.

 ¡Soberana mía, ya no queda nada, hasta el rencor se fue!

(La Reina la mira abatida por el aburrimiento se sienta en el suelo con la princesa y empieza a peinarla con los dedos )

R- Siempre tuviste un gran afán en ser como tu padre pero eso también te aburrió como una muerta…

Harta de la melancolía neoclásica que padeces del barroquismo estúpido con el que te cargas, junto a los puñaditos de pólvora que esnifas para luego derramarte sobre el cuerpo del griego que os da de comer.

¿Queréis ser engañada y además engañarme a mí?

(La princesa vuelve a llorar, esquiva las manos de la reina para volver a perder el control y aferrarse a las paredes)

P-  ¡ Quiero que me trague, quiero que me devore !

La vida es oscurecida, la multitud recelosa en esta álgebra me sobran unidades majestad, me dejo divisiones y no resto como debería…

! Me quede sin ojos, sin pena, tan estrujada como un trapo viejo, absorbida por el sufrimiento de ser su suelo y su cepillo ¡Que martirio, que arrebato, que monstruosa desilusión ¡

( La reina se quita parte de su ropa, se suelta el pelo, coge la mano a la princesa y se aferra a la pared con ella, la acoge de nuevo con una paciencia infinita )

R- Recordad Amada Infanta aquí venimos a jugar, recolectar y ver pasar lunas…

Le dejaste porque era un sátiro, un lujurioso, un bárbaro, ni sabía conversar, ni hacerte suya, ni tenía territorios, ni linaje, ni siquiera tenía futuro, te arrolló al vacío más absoluto, te lleno el campo de desperdicios, no dejo nada más que un surtidor de estiércol.

¿El quiere que le engañéis también?

Estoy algo enferma pero no soy ninguna cerámica, es un ensayo, no lloréis es un retoño de alimaña, su primera mártir le doy la existencia, es una lástima que no coja la soga más cercana y se ahorque cuanto antes, porque la gente que no sabe amar debería morir cuanto antes.

Nosotros no podemos decidir por esta fortuna, el silencio y la muerte se encargara en su momento.

(La princesa se calma por un momento y besa a la reina en las manos)

P-No soy ni de retos, ni de tentaciones, ni me meto en ninguna unión, ni provoco, siempre fui una presa, siempre cazada, porque me extirparon la capacidad de elección…

En esta enfermedad que padezco el asco es la continuidad del gran despojo de mi vida, deshonor absoluto, la decepción más profunda, el dolor más pesado del mundo.

(La Reina sonríe a la princesa y se agarra a la puerta)

R- ¿Ves esta puerta?

Está cerrada…
Dejad la huella en el lugar si queréis, seguir con esta auto justicia poco sana, tengo mucho sueño y ya te he dicho la verdad, te he dado todo lo que tenia, no lloréis mas y abandonad aquí el recuerdo, el pesar, vacía la memoria princesa mía sal corriendo, el campo es solo tuyo, te está dando sus mejores frutos…
 ¡Comételos¡

*La princesa se tumba en el suelo mientras suspira ve alejarse a la reina y continua llorando, esta amaneciendo el zumbido del olor a hierba fresca la levanta y la echa a caminar sin remedio...

Yolanda Valenzuela
*Extraído de (Estancias) Relatos y otras mandangas Pág 30
A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.
©.monpetitartbonmarche by yles
www.yolandavalenzuela.com
http://www.flickr.com/photos/artbonmarche
www.produccioneslacomadrejaylaluna.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.