viernes, 28 de septiembre de 2012

Minusválidos de carácter (Parajes de una desconocida, mitos, rimas y leyendas)


Minusválidos de carácter


No sabría echar de ver el latido privativo que me embriaga el alma, ahora parece como si ya lo tuviera todo, yo sé que es mentira pero realmente  ! Lo parece tanto ¡


Como un tango agazapado busco el ciego perfecto, no nos engañemos, cada vez necesito menos, porque sé que con esto no bastaría y que necesitaría mas para estar como tengo que estar.


Parece que tenga que estar para soportar, soy consciente que no lo necesito para soportar, porque en realidad no lo necesito, ni lo necesitare nunca mas...


Me abolló al mismo abismo de mi subsistencia, me forjó a tocar fondo una y otra vez hasta hacerme morir repetidas veces , un día mire a mi alrededor y me dije :


- No eres feliz....Esto no te hace feliz.


Sabía que lo que me había en la antesala era muchísimo mejor, espero que siga siendo cierto, que siga siendo así, ese silencio no valía ni una sola palabra porque esta historia es grande como el mundo.


Me rogo que no me parara porque el tiempo no me lo permitiría, yo tampoco pensaba pararme, se cree el soberano de hielo pero inevitablemente se me derrite entre las manos, noto su humedad escarchada, la ronda de placer innato en el cual soy distante.


Comerciando con mi dolor como si tal cosa, me multa como las dueñas y las señoras a los mocitos, parece como si fuera mi anciana...


Es tan bonito, tan bonito que no sabría cómo definir su chisporroteo, su descarga, su origen fascinante de regodeos, de actos de amor y también de fe, sin poderse callar ni una sola palabra malsonante aprendemos a domesticarnos el uno al otro.


Si no fuera tan majadera no me hubiera embelesado absolutamente cómo lo he hecho, cuando la decepción cae es la peor de mis condenas, es tan inverosímil que ya no puedo evitar sentir lo que siento en este momento vano que yo ya no quiero compartir con él.


Este sentimiento es tan grande y me ocupa tanto espacio que ni en mis ansias más caras dejo de sentirlo ni un momento, ni un segundo, ni un solemne instante de todo mi ser....


(Aunque me quiera creer que si)


En la asquerosa condición de mi forma estaba yo perdida en la inmensidad de la noche, en la inmensidad del día, me vera nacer una y otra vez, resurgir como el ave fénix y constatar mi arrojo.


He tenido suerte y no me ha quedado de otra que aguantar como he podido, como me lo han servido, así que voy a hacer una comuna para minusválidos de carácter, donde yo seré la presidenta...

Yolanda Valenzuela

*Extraído de (parajes de una desconocida) mitos, rimas y leyendas Pag 25

                                                                                            www.produccioneslacomadrejaylaluna.com


A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.

©Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.