jueves, 28 de junio de 2012

El rey congelado. ( Estancias ) Yolanda Valenzuela


El rey congelado
En todas mis casas siempre ha habido un duende al que le gusta jugar, no hago otra cosa que decirle que las mariconadas para el mal maricón....

Experimentando algo que tenía que experimentar, desde hace tiempo confecciono lo que yo creo que debo confeccionar de la manera que creo que debo hacerlo, no siempre de la manera correcta pero ahí estamos con toda la jerarquía mundana a través del tiempo invento de nuevo...

El rey congelado ahí tan bien conservado, tan bien preparado y confitado para mi divina degustación, su esencia como su conserva no conoce de prescripción ni requisitos porque en cualquier momento podría echarse a perder pero ....me hace tanto sufrir que prácticamente desde que ha llegado a mi vida no he dejado de llorar por él.

Dentro y fuera de esta penitencia me consagro como santa porque tal tormento es digno de santificación, el jamás entenderá ningún tipo de quijotada ni voluntad porque no en vano en raras ocasiones le parecerá perfecto, ya que su pleitesía absurda como su don innato de meter la pata estarán a la orden del día.

Le veo en todas partes como un fantasma que me persigue, todo me lleva a él mire a donde mire ahí esta y ya no lo puedo aguantar ni un minuto más....

Tan delicioso como unos de sus rellenitos intenta convencerme de una verdad que ni el mismo sabe que existe todavía, yo que soy la reina del polo norte como se atreve a derretir de repente ,mi polo sud.

Mis ganas palpitaban, tronaban, chillaban en plena noche en mi pecho, juro nunca más de nunca de los nuncas que me contendré en esta atmosfera inútil donde hay una gran mierda que tarde o temprano me entrara por la boca...

Las hadas que acompañan a lo que soy una vez más están esperando que huya, ante ello solo necesito aprender que es lo correcto, la situación es clara se refleja en el espejo de mi alma solo que yo no he tenido el valor suficiente de reflejarme en él todavía.

Sé que me veré con la misma claridad que el amor que concede este sueño que de lila se volverá rosa y de rosa se volverá verde y de verde se volverá azul y de azul se volverá caoba...

Yolanda Valenzuela
*Extraido de ( Estancias ) Relatos y otras mandangas Pag 19
A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.
©Todos los derechos reservados

miércoles, 20 de junio de 2012

Delirio(parajes de una desconocida,mitos, rimas y leyendas)


En un delirio como este como no ibas a estar tú, si eres mi luz y mi son, el compas que marcaba yo de antes pero muy malamente...



*En un cuadro alguien está pintando toda esta historia , sabía que formaría parte de ella, a veces se negaba una y otra vez, era heredera del poniente, la pérdida de cualquier autonomía le hacía apresar turbación y lanzarse en una carrera

donde sabia que tarde o temprano tendría que retroceder aun más deprisa que cuando decidió desertar.



En todas sus ganas arrebatadas ahí está, imperfecto de cabo a rabo su gran desvelo, esta gran noche especial que no dejaba de compartir con el de una manera o de otra.



Como dentro de un cuento el pequeño aldeado de nariz roja se lo pasaba pipa explorando su bosque encantado, con pudor y con miedo, con muchísimos miramientos pero sin reticencias, sin más dilaciones, añorable como una canción de Beirut,, ese petete sin libro gordo toma las medidas de su ataúd.



Sería quien acabaría con su liberación libertina para cambiarla por una seudo/libertad vigilada, el reticente que al final siempre sucumbe, que le quedaba sin tenerla.



¿ Qué le quedaba?



Esperaba que le olvidara y no le inventara mas desastres, sin saber como admitir su delirio, la poseía dentro de su reino de los ocultismos, con la extraña y desconocida seguridad de que las cosas son como tienen que ser y de la manera que tienen que ser....



Imprescindible como el agua que necesitaba para hidratarse todos los días, tan superfluo como todas sus vanidades, magnifico comediante ya es demasiado tarde para evaluar lo que de origen tiene.



El delirio continua palpitando en el aire de la madrugada en el que él estaba y nadie velaba por su calma y espíritu, le siento sufrir de alguna manera por ella, le duele de no sentirla, la oscuridad yace cuando no está cerca, igual tendrá que rectificar, la retará con tantas ganas de superarle y de superarse que será imposible pedirle perdón, decirle lo siento.



*Porque su prepotencia es tan grande, como su corazón de holgazán y de valiente, porque su voluntad es tan fuerte como la suya y su reino igual de grande...



Yolanda Valenzuela

*Extraído de (parajes de una desconocida 2010) mitos, rimas y leyendas Pag 21

A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.

©Todos los derechos reservados

jueves, 7 de junio de 2012

Sal


Sal



Cuando aglutine lo que somos en un solo recipiente, cuando las ranas callen y los grillos duerman dejare de sentir esta presión que me queda en alto, me quema el mismísimo del mismísimo corazón eterno que de hielo se volvió piedra y de piedra se volvió diamante....



Se odió y estuvo desesperada allí, estuvo sintiendo la soledad que tanta le dio miedo, cruzo el desierto y sufrió, grito, lo sintió en el alma y se arrepintió...



Cruzando por la avenida estaba ella tan maja, tan dispuesta, tan hermosa, tan comediante, tan impresionante, tan divertida, tan sonriente como estúpida a la vez, solo le sobraron 19 payasadas y muchas estaciones que pasar hasta llegar al triunfo absoluto que le llevara algún día a ser la persona que desea ser.



Agilipollada estaba toda ella, como si no hubiera otra cosa que soñar con lo que no tenía que suceder en un momento donde el holocausto apremiaba, el exterminio había desaparecido pero en el que la fabúla continuaba como si fuera un cuento que nunca acaba, que nunca de los nuncas sabrá su final...



Con una sincronización casi perfecta afina el pensamiento al mismo tiempo.



Sueño en aprender alguna vez algo más a su lado, la mitad del tiempo que me vio nacer solo pensé que tal vez no sería buena idea hacerlo de la misma manera, de la misma forma, como si todo estuviera en croma y yo descuadrada en un plano totalmente secundario.



Ahora de nuevo y como antes de ayer, solía presentarse en mi vida como algo más concreto, más preciado más perfecto, tengo ganas de que volver a casa ...



No será esta cruz la que llevare a cuestas un tiempo más.



De repente por un momento se dejo embaucar de nuevo y casi lo vuelve a conseguir, mi cabra es la más vieja y la más sabia, la más fuerte y sensual para los sentidos que me robo y no me devolvió jamás....



Me pase tanto de hora que la esencia ya es lo de menos, ya es lo que menos importa, si todo me vence como ayer, aprenderé que no he aprendido nada y una vez desaprendo, amo y desamo, embargo y encargo.



Construyo y destruyo castillos en este reino de nunca jamás, solo daré una oportunidad al ciego que venga con las manos llenas de sal...

Yolanda Valenzuela

*Extraído de (La alevosía clandestina de mi verdad ) pag 10

A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.

©Todos los derechos reservados
www.produccioneslacomadrejaylaluna.com