martes, 23 de mayo de 2017

En un año una milésima .Yolanda Valenzuela ( La admiración de los idiotas)



Todo estaba mojado, untado de bálsamo vital, en su propio insomnio lo tenía loco, loquito, loco, hasta que un día ella volvió a emerger comiéndose todas las esquinas de aquel pastel extra azucarado del cual era esclavo.

No percibía ninguna escapatoria,  ningún ápice de anhelo, no sabía qué hacer para salir de allí, para no volver jamás...

Sin fuerzas para intentar , sin encontrar nada.

Entre la melancolía, la angustia, el desierto y la opacidad se le agotaron todos los recursos, incapaz de generar algo bueno, los desperdicios prosperaban, todo era vacio en ese cementerio lleno de penuria, lleno de despedidas, todo era esa amenaza constante, ese agotamiento infernal, esas ganas de cambiar sin saber por dónde empezar, ese terror a lo que puede pasar.

Adoptando una forma anónima de vivir,
En sus lagunas,
Reiterando las huidas al pasado,
Ese que no volverá,
Pasado donde no quería volver.

Dentro de una caja que cada vez le apretaba más, donde no cabía nada más, llevando acuestas el convencimiento de que era imposible avanzar, en ese curso tan ruin y miserable, sintiéndose completamente aplastado.

Ganando peor aspecto, cuando arreglaba algo otra cosa se rompía, no hallaba su palpitación, sin sentirse el alma...

Sin saber porqué estaba luchando si era imposible vencer .

Después de tantos años su enorme desplome, su horrorosa apatía, se regodeaba en su excelsa pena, no podía seguir engañándose, pensar que esa semana sería diferente qué algo bueno iba a suceder, creer que cambiaría para mejor, que tendría posición, labor, vigor, cariño, esperanza, alguien que le escuchara, que le quisiera y le abrazara pero no tenía la culpa de que nadie le quisiera como ella le quiso.

Ser creer,
Sin ser,
Malviviendo día a día ,
Soportando su desdicha desgraciada,

Intentando distraerse a base de cosas absurdas sin recompensa.

Contaminado, seco , implorando sin sentir ni padecer, haciendo el dolor crónico suyo, quitándose el antídoto, sus avances eran mínimos, cómo en un año una milésima, fuera de apelar el grandioso caos miraba a su alrededor y la malaventura estaba ahí. 

Las sombras seguían ahí estando igual que cuando llego al pozo, algo mejor en espíritu, algo mejor en dignidad pero roto por dentro...

Avergonzado, subyugado, capado sin ilusión.



* 2 º Extracto de la Obra de Teatro Cuando La Vida te de bofetadas " incluido en ( La Admiración de los Idiotas ) Pág. 08. Yolanda Valenzuela



(Un psicópata es el que padece de manías sin delirio, el que tiene la capacidad de hacer daño sin estar loco, dicho esto tenemos que cuidarnos de ellos, aunque todos somos *resalientes nadie tiene la suerte de evitar completamente el dolor. La tristeza desencadena una intensa actividad cerebral que afecta a más de 60 aéreas cerebrales. Entre ellas las que procesan el conflicto , el dolor, el aislamiento social, la memoria, los centros de recompensa, la capacidad de atención, las sensaciones físicas y la toma de decisiones entre otras muchas ....No debemos mezclar la psicopatía con la tristeza, una siempre está ahí pero la otra puede alimentarla e incluso nacer de ella)



Fase 1 “ Me cago en tu Puta Madre “
©Lacomadrejaylalunaproducciones/monpetitartbonmarche by yles
https://www.facebook.com/pages/Yolanda-Valenzuela/436298163201921
https:www.facebook.com/amarantolapelicula
https://www.instagram.com/yolandavalenzuela.blogspot/
*Todo el contenido expuesto en este u otro medio registrado está sujeta a derechos de autor y cualquier violación de los mismos resultará en acciones legales, para los que distribuyan, expongan, copien o manipulen el contenido de la misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.