viernes, 1 de mayo de 2015

Que no te acobarde ni dios (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos Pág. 25 )Yolanda Valenzuela



“Lo mismo mañana no me sabe igual aunque lleve exactamente los mismos ingredientes y la misma cantidad“
A todos nos gustaría representar el amor ideal, tan románticos, tan musos linfáticos, su secreto es pequeño cabe en cualquier parte y puedes desvelarlo en cualquier red social.
Las primeras experiencias afectivas de tu auténtica exuberancia y apoteosis están protegidas por dos leones pero hoy en día nadie se impresiona por nada y pocos logran verlos, siendo algunos los que no solo los ven sino que pueden hasta domarlos.
No reposan en el corazón, no duermen bien en sus camas gastadas, incomodas y vacías, no son acariciados por los maravillosos bulbos de la ensoñación.
Que no te acobarde ni dios, dios no existe tan solo existe en tu imaginación, es fácil saber en lo que has de creer solo tienes que tener valor y fe, tu amor es la única religión real que existe.
Ser el amor ideal es muy duro ya que si fracasas te sumergirás en una profunda decepción sin final, puedes ser bello de vivir pero si no llegas al verdadero corazón no habrá construcción que lo sostenga ni nada que lo proteja.
Su representación es roja, puede pasar por todas sus formas y gamas pero si se convierte en morada corre, corre, corre y no mires atrás jamás.
Solo los pétalos naranja intenso te darán la libertad, podrás volar, amar, crear, procrear y decirle al mundo que eres feliz sin necesidad de gritar.
Sin llorar ni siquiera de alegría, sonriendo, con tranquilidad, con la suavidad de una pluma angelical del querubín que pasará por allí en ese momento para bendecir todo tú gozo.
En una deidad andrógina igual no sabes que elegir al principio pero todo es cuestión de ir cocinando y probando hasta encontrar la salsa adecuada que cuadre a la perfección con todas tus comidas.
Podrás proyectar el amor eterno, crear tu sueño, tu sueño extraordinario, tu dulce sueño en el que no aparecerá ningún coco que te coma, donde no te coman el coco, donde te degusten bien el aliño y donde si viene un tiburón puedas hacerte el muerto con total tranquilidad.
Expresar la eclosión sin miedo es algo complicado si eres tímido, si eres un falso traidor también, en la frescura de la inexperiencia hay muchas cosas bellas pero se cometen demasiados errores, normalmente se aprende mal y poco de ellos.
Da igual los otoños y primaveras que tengas encima, lo importante son los veranos, los duros y largos inviernos, en ellos aunque parezca mentira se conocen mejor las verdaderas intenciones de la gente que crees amar.
Porque si la aparición del otro no es un gran estallido por mucho que tú quieras no valdrá la pena lo que venga después, evitar que te decepcionen terriblemente es bueno para la salud, el cutis y el corazón así que cualquier prevención es poca por muy exagerada que estas te parezca.
La adoración puede que sea algo confitera pero que se derroche, que abunde, porque si no te adorar, ni te doran, ni te casan, ni te follan.
Tiene que saberse llevar y tiene que saberse generar, muchos caen en los tópicos de relaciones materno/paterno filial “ Ni yo soy tu madre, Ni tú eres mi padre “
A veces puede parecer adormecido, la dedicación y toda su cantidad a de estar relajada, dejada caer con elegancia, hasta que se encuentre cómoda como en su sillón favorito, porque esa comodidad será su éxtasis sentimental.
No lo ves pero te lo está sugiriendo, puedes redescubrirlo una y otra vez, ardiente, amoroso, apasionado hasta estallar de felicidad pero recuerda…
 Puede que algún día le falte el entusiasmo, que se exceda en su idealización, que te destruya por completo en un delirio erotomaniaco y se convierta en una monstruosa fijación hacia el imposible.
 Así que no te apures, tomate tú tiempo, tu amor ideal merece toda tu atención, todos tus sentidos a su disposición, algún día los necesitará absolutamente todos y entonces será cuando por los torbellinos de la espartana cantarán por alegrías los ecos de su alma.    
 Extraído de (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos) Pág 25. Yolanda Valenzuela
©Lacomadrejaylalunaproducciones/monpetitartbonmarche by Yles
*Todo el contenido expuesto en este u otro medio registrado está sujeta a derechos de autor y cualquier violación de los mismos resultará en acciones legales, para los que distribuyan, expongan, copien o manipulen el contenido de la misma sin permiso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.