sábado, 21 de febrero de 2015

¡Venga va, ven! Yolanda Valenzuela (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos Pág. 22 )

Creo en la reencarnación, ciertos niveles de payasada es quimérico que se acumulen en una sola vida, a ella le pedí que fuera tolerante, que no me sancionara continuamente por faltas que yo no he cometido, que su injusticia no se atiborrara con mi debilidad, que no me condenara mas.

Mi gran socavón no es solo lo que he creado por mi misma en mi orbe de espejo, la desanima unida al desaliento más dominante, han hecho lo que soy, una tremenda alma guiada por el miedo, por la represión, soportando una existencia que no se merece vivir, que no quiere vivir.


Nada he obtenido, lo poco logrado apenas se sostiene de pie, con un reflejo irreprimible por querer huir lejanamente y empezar de cero la vidorria que yo quisiera, la que yo merecería, repleta de ternura, donde no concurra el odio, la soledad, la hipocresía y la tristeza.


Donde no militen los fraudes sentimentales,

No quiebren mis negocios,

No sienta enfermedad,

Parálisis ansiolítica,

Inapetencia,

Donde pueda florecer en primavera en todo mi esplendor sin vergüenza.


Apreciar que estoy viva, regocijarme poderosamente de cada momento sin tener un brusco sereno que ni siquiera es buen mesero a las espaldas, fracasos que se almacenan con los abriles, aumentando, siendo cada vez más crueles.


Tantas formas he perdido, tanta tropa que se ha ido, demasiados pedazos en el olvido, una bondad la mía, la penalidad de un Corazón Salvaje, encantadores aquellos que consagran mi nombre creyendo que soy Diosa, ellos no me conocen y no saben lo que soy capaz o no de hacer… Todavía.



Es más fácil calificar y castigar, no creer, no aguantar, no saber, no querer, no seguir a tu destino hasta el final porque no te conviene, es más fácil apresar una candelilla y enclaustrarla en terra mitica, nutrirla de despojos y abrazarla de vez en cuando.


Córtale las insolencias,

Reducirla en su esencia,

Tragar de su carácter hasta dejarla seca,

Preguntarle si es feliz,

En ese apestoso mundo de mierda.



Con rimbombancia mis escuchados desertan la libertad que les hizo tristes, para entrar en ese infinito equivalente donde me gusta tanto estar, me derramo en la marea, me custodio como puedo, no me dejo llevar por ella porque no sé lo que escribo hasta que lo leo y no suelo, me estiro, me agolpo pensamientos que parecen no dejarme respirar pero yo sé que no es verdad.



Siento turbación desisto por ello, disparo en primer estado , secuelas infortunadas para el asistente que me ojea, ejecutando ocurrencia sin reparo en el daño que me hice, solo quiero concluir lo que mi lucidez entabló, historia dulcificada que se resiste a ser ordenada, la existencia que me va en ello.



El ingenio demostrare con orgullo, honor propio, ganar esta batalla con la cabeza bien alta, consciente de todo lo que me juego en ella, el ansia me puede,  me dice ¡ VENGA VA, VEN  ¡ los bramidos de la confianza me entonan siempre la misma canción de amor, ellos son afanosos y valientes en mi memoria se conservan a base de frases celebres.

“Cuando me canso….Les invento un final feliz ”
“Otros condenados deberían vivir como ellos…así de felices “

“ Comidas de tarro que me ataron el conejo al árbol más alto…”

“ Solo dando la espalda a lo que fui seré mejor de lo que soy ”

“ El tiempo ese gran hijo de puta que me condena a la más absoluta de las miserias….”




Extraído de (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos) Pág 22. Yolanda Valenzuela
 ©Lacomadrejaylalunaproducciones/monpetitartbonmarche by yles
https://www.flickr.com/photos/artbonmarche/15984117803/
https://www.youtube.com/user/lacomadrejaylaluna/videos
http://lacomadrejaylalunaproducciones.blogspot.com
 www.facebook.com/amarantolapelicula

*Todo el contenido expuesto en este u otro medio registrado está sujeta a derechos de autor y cualquier violación de los mismos resultará en acciones legales, para los que distribuyan, expongan, copien o manipulen el contenido de la misma sin permiso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.