viernes, 2 de enero de 2015

Pez sin mar. Yolanda Valenzuela ( La alevosía clandestina de mi verdad )



Como el ver de un solo objetivo,  le observa sabiendo que nunca jamás volverá a tenerla.

“No dejo de pensar en ti”  le dijo…

Como una serie de gilipolleces acorraladas, su olor, hábito humeante de congoja virgen, fuerza consumida por el esfuerzo de esconder lo evidente.

Le salía por las orejas toda la miseria que se volcó encima….

Su deseo  potente llegaba a su mente como un proyectil, la urgencia de asimilar los hechos que han pasado con los años.

Entereza de seguir ahí sin morirse, le hacía sentir inmortal…

La constancia de resistirse sabiendo que no tiene nada que hacer, el amor que le debe no es solo que la pieza que le falta a su sistema que loco muere por abrazarle otra vez.

Le dieron las ocho de la mañana y ahora el futuro se mancha de distinto tono…

¿Cuándo ves amanecer, no te deprimes? Le dijo…

Esperó detrás de la roca a que alguien descubriera su secreto y solo encontró a una mórbida psicópata detrás de él más mala que un veneno.

En su extenso éxodo desespera y esperanza…

Anómalas quedaron en su memoria las verdades que le dijeron, como un libro que no acabaron por aburrimiento.

Demasiado magnas las literaturas, demasiados sus grupos diabólicos…

Un manojo de errores nadando en su conciencia de perdedor, llora su derrota con la aureola de victoria todavía puesta.

Ella ya no puede hacer otra cosa que reírse del tiempo que paso junto a él…

Ella no puede hacer que espera algo que no sabía si llegaría algún día, alguna vez,  el cielo se ha tapado de celajes pero aun así percibía el sol que se oculta a través  y eso le asesinaba.

Aun así persigue el sueño, la traza que dejo una figura intangible en el anónimo…

Se encuentra haciendo cola como en el supermercado, cagandose en los putos muertos de la jubilada que tiene delante, que alguien le ponga nombre y le cuelgue un san Benito.

La razón vencerá al sueño inacabado, ley de vida…

No para de continuar su fase por temporadas, lo que pintó en las paredes ahí se queda para siempre, para siempre, para siempre, por siempre jamás.

Lo que robó en los jardines y lo que le prestó a su auxilio también…

Ya no le quiere, intenta estar sin pretensiones de ser feliz, sin futuro,  con un prieto contemporáneo que se niega a darle un poco de tregua.

Ella en un intento de glosar la apuesta solo le germinaron ranas de las manos….

Dé un salto se posaron en sus quinqués para ver porque dirección salían corriendo, llevando toda una eternidad huyendo de ello ahora sería absurdo volver a la espiral de nuevo.

Sus cómodos sofás en los que pronto brotarían culebras…

Humedades templadas en las que viven bravíos depredadores, prescribiendo la dosis, mirando al pretérito, recompensan un presente que es cierto, haciendo verdadero el caminar.

Que se quieran como son, así sin anestesia, sin más dilación, de una vez y para los restos…

Con grafía mayúscula que exprese lo que sienten como suyo, lo que aconsejó en vano y por favor, que nadie se lo cobre a las puertas del averno haciéndoles un favor a otros.

Sin ser mendigo arrastrado de cuerpos insustanciosos e inapecibles…

Nada que aportar, distraen dentro de su enfermedad, de su soledad, agudiza su olvido, afina su memoria,  cuando el anticristo no tiene nada que hacer mata bichos con el mango.

No justificadamente seria el momento, la metrópoli, ni la sucesión de su número …

Sucumbiendo al castigo, sometiéndolo a la voluntad y la falsedad de títeres sin verdad, sacudido establece la norma, cometa sin identidad toma forma, le retuerce con su dogma.

Le atrapa en la sombra, lo deja sin aliento, sin ganas de respirar, como un pez sin mar…


Yolanda Valenzuela
*Extraído de (La alevosía clandestina de mi verdad) pág.24

©Lacomadrejaylalunaproducciones/monpetitartbonmarche by yles




*Todo el contenido expuesto en este u otro medio registrado por está sujeta a derechos de autor y cualquier violación de los mismos resultará en acciones legales, para los que distribuyan, expongan, copien o manipulen el contenido de la misma

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.