miércoles, 26 de noviembre de 2014

Mi codigo da vinci . Yolanda Valenzuela ( La alevosia clandestina de mi verdad )



El verso que deje abatir a los asientos de una cama sin noche,
La canción que conmovió un corazón cosido a base de retales,
Fuera de catalogo,
Ser feliz con un manojo de pelotas en la mano izquierda,
Una varita fantástica en la derecha,
Siendo bruja en mí hacienda,
Músico en mi soplo,
Relámpago en mi entusiasmo,
Batiente en mis rocíos.

Convierto la captura en patrón convenciendo a las oscuras sombras de mi realidad hallé el tono adecuado a todos, lo que viví en un piélago de caramelo, el canal de su zampoña enmudece un árbol que está sano y vivo.

Encontré el tesoro,
Descubrí a su vez el poder del terreno,
Mina abonada en hora concedida,
Una herida de inconexa furia bramaba,
Dentro de un tornado pernoctaba en lo más subterráneo de su alma,
Cuando uno se acostumbra a lo querido es difícil pensar que todo es en vano.

Histeria breve que agudizo el poco ingenio que me quedo, nombrada reina oficial en el reino del edén en las inmodestias conjuro una estrategia que derrotara las tropas de mi oponente en un segundo.

Éramos solventes para el reciclamiento,
Continuemos en un camino que no tenía fin,
Convencí al diablo de que mi maldad es insuficiente,
Ir directamente al infierno,
Sin pasar por caja,
Volar en una nube aterciopelada.

Firme desemboca en un mar que intoxica y sonrosa, descanso barato en aliento perdido desunida lengua inútil que se deja llevar por un espejismo transitorio,  su organismo seria todo frutos.

Posible de una sola condición,
La ocurrente conmoción,
Semblante fruncido en una lumbrera que mira a la aurora,
Dentro de una canica ilusiona un ajeno cómplice de huida,
La corona apalea al borde de un precipicio.

Despejando el camino  veremos cuantas frases repetiremos y cuantas comerciaremos, hacendosa barreré mi castigo entre la excitación y el desvarío, el arte del disimulo, mi código da vinci sabe lo que está abrigando en este período.

Se altera,
Intenta ser rápido,
Incontrolado en sus movimientos,
Con rabia se desquebraja de una existencia vacía,
Anhela que nadie lo mire más,
Privanzas que se penetraran de modo incorpóreo.

Ataque rasero, frontal, encuentro casual, intentar distraerse sin derrochar fragmento, cada mirada de cada gesto, tristeza en los ojos , pánico en la pose, quedándome los minutos justos para oír la otra voz, me llevo a un fangal sin base y sin anfibios, cosquilleo, no pudiendo definir lo percibido, de hocicos rosas y entrada pequeña solo deseo ser besada como si el universo se terminara en este aliento.
 

yolanda Valenzuela
*Extraído de (La alevosía clandestina de mi verdad) pág.23



©Lacomadrejaylalunaproducciones/monpetitartbonmarche by yles
 https://www.flickr.com/photos/artbonmarche/6256803197/
https://www.youtube.com/user/lacomadrejaylaluna/videos
http://lacomadrejaylalunaproducciones.blogspot.com
www.facebook.com/amarantolapelicula *Todo el contenido expuesto en este u otro medio registrado por está sujeta a derechos de autor y cualquier violación de los mismos resultará en acciones legales, para los que distribuyan, expongan, copien o manipulen el contenido de la misma



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.