viernes, 21 de noviembre de 2014

Infinita Tristeza .Yolanda Valenzuela (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos Pág. 16 )



-Adelantar,
Poder regocijarse,
Cambiar los goces por demás,
Quitarse la pelliza de acero que le peso tanto.

Los años  han hecho de su timo su ropaje,
Con las sobras hizo maleta,
Metió  las mentiras que invento,
Los pecados que cometió.

Estuvo en misa,
Sintió la bendición por su palabra,
La negación del territorio a reconocer su gracia ya no le duele,
La pedantería de alguna gente está maltrecha en este lugar.

Cayó del cielo,
La prepotencia del ascendiente no será lo que pare el milagro,
Pidió a las asiduas que sinceren a la honra paciencia,
Tendría la clemencia.

Sombra negra de desesperación,
Aura azul que invadió toda la habitación,
Recto por las paredes creyendo perseguirla,
Solo seguía la guía de su propia sospecha.

La silueta cambiaba según se aceleraba su corazón,
La intriga se apodero de él,
Jamás pudo averiguar que quería de su razón,
La locura le domino,
Veía sombras agrietadas en cada cuerpo que encumbraba el suyo.

Necesitaba vivificarse, estupefaciente,
Una bala para eliminar esa penumbra de su lado,
Un día triste se dio cuenta de lo que había perdido,
En ese momento le invadió una infinita tristeza,
La oscuridad se apodero de él para siempre.

Nunca vio la alegría cuando tenía que verla,
Nunca disfruto cuando debió,
Nunca se acordó cuando debía,
En una nube sonrosada llego la renovación a sus días.

Las flores se abrieron su espíritu respiro limpio,
Días en el orgullo perdido del cobarde sombrío,
Convite,  millón de alevosías,
El precipicio a un mundo de preparados y  condensación,
Las negativas tenían la misma pronunciación.

Una serpiente rectaba por su memoria a sus anchas,
Eclipse lunar, vulnerable, saltar antes,
Rápido sus movimientos, estar capacitado para soportara la presión,
Dispuesto a sentirlo en sus propias carnes.

El entretiempo ya no llega de la misma manera,
El astro le persigue incansable hasta final de año,
Rogaba que no le abandonara ni un segundo,
Desde muy lejos le enseñaron las delicias del otro mundo.

Creyó sus leyendas,
Se dio cuenta que todas eran plástico de embalar,
Fruto de su imaginación,
Producto de su mente.
“Dime lo que sientes ahora en tu vacio inservible y falso de inapetencia congelada “
Le repitieron…
Creyó que nunca le dejarían,
Que nunca le traicionarían,
Que nunca perderían la confianza en él.

Su aliento le llevo al abrigo del mar lejos de la traición,
Hipocresía,
Frases de una canción gastada,
En la imagen de una consciencia amorosa,
Sintió su fragilidad le daba miedo olvidar de donde  procedía su voz.

Tropezó sin mirar por la calle del olvido,
Vio fantasmas en un extraño lugar,
Soñaba con un hogar más grande de amor más pequeño en rencor,
Se equivoco, rabio,
Sus antepasados  no le dejaron pasar sin miedo.

El presente cosa congénita en su despertar,
Evolución que espero llegar y no llego jamás,
Colores que se difuminaron hace tiempo,
Perdido en el país de las maravillas,
Cantando canciones de amor y pena.


Todavía no ha logrado averiguar el porqué de las cosas que le preocupan,
Oye portazos,
Picadillos en las aduanas,
Discípulo del bien que lo hace muy mal.
Rosa negra que renegó de su color original,
Grisáceo absurdo,
Vida que no vale ná.

 Extraído de (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos) Pág 16 . Yolanda Valenzuela
©Lacomadrejaylalunaproducciones/monpetitartbonmarche by yles

https://www.youtube.com/user/lacomadrejaylaluna/videos
http://lacomadrejaylalunaproducciones.blogspot.com
 www.facebook.com/amarantolapelicula 
 *Todo el contenido expuesto en este u otro medio registrado está sujeta a derechos de autor y cualquier violación de los mismos resultará en acciones legales, para los que distribuyan, expongan, copien o manipulen el contenido de la misma

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.