viernes, 15 de agosto de 2014

La mediocridad de los imbéciles .Yolanda Valenzuela (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos)



En la conciencia de …. “ la tregua llega a su fin “ no se ve el resultado esperado, la sinceridad no luchara contra algo que tarde o temprano se romperá, sueñan con la formula exacta, el elixir del amor eterno, la receta causa desconfianza, el misterio de no están las cosas cuando apetecen.


¿Cuando estamos dispuestos a dar?
 
Hartos de esperar el cortejo que nunca llega van llamando la atención, ellos carne de cañón con almas “pasto de ángeles “No te preocupes se dijeron al oído.


Ellos no podrán ver nunca la luna eterna en las noches de invierno, no sabrán que es la tormenta cálida en verano, no gozaran del sol primitivo de las tardes de primavera, nunca serán alentados por las brisas de otoño.


Lo queramos o no, nos guste o no, hay gente que no merece nada, quien alienta a musarañas no merece, ni tendrá perdón, ni recuerdo, ni olvido….


Se mantienen en la mediocridad de los imbéciles en la espera de los cobardes que son incapaces de admitir la culpa de su bajeza, ante la desesperación de la soledad que les mata confían sus malas artes a los chivatos sectarios disfrazados de putas latinas que se contonean al sonido de una popularidad que no poseen, creen verse envueltos en fama cuando en realidad todo es una falsa.


Como así se disponen , se enterraran vivos, sufriendo, que su veneno aferrado al odio, la envidia y la codicia no tenga fin sino huella en la eternidad, cuando en realidad lo que les gusta es un drama para seguir lamentándose toda su vida de una suerte que no supieron cuidar ni mantener.


Contar hazañas a los niños y a los viejos, a disminuidas mentales, creyéndose de su misma extirpe se sostienen de su propia enfermedad, podridos hundidos en sus miserias a fuerza de gilipolleces, en algún momento se darán cuenta que se han echando tierra encima, esperando y deseando que en algún momento traguen lo que necesitan y se ahoguen para siempre en la indiferencia y el asco más absoluto.


Pienso para cacos, baratas, maleantes y chihuahuas, dentro de su corrida sin gusto son capaces de mantener una erección mas de 9 minutos sin ayuda, lamentable vida de rollizos casi diabéticos, falsos amores, halagos rebajados para soplapollas y acomplejados, tan imitables, es su vaguedad ingrata esta el desagradecimiento más absoluto, la poca vergüenza mejor confitada, los cerdos al amanecer también pueden alcanzar el Olimpo siempre y cuando tengan drogas que les alienten a cada momento.


Cansados de la vida, alertas, despiertos, conscientes de lo que tienen, en un mundo agotador, juiciosos de lo que hay en ellos, de lo que hay fuera también, construyen toneladas de mierda mientras destruyen en el ocaso de los días que se abren con fuerza ante ellos, siendo el triunfo y la gloria de aquellos que quieren sepultar.





*Extraído de (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos) Pág 07. Yolanda Valenzuela

©Lacomadrejaylalunaproducciones/monpetitartbonmarche by yles





*Todo el contenido expuesto en este u otro medio registrado por está sujeta a derechos de autor y cualquier violación de los mismos resultará en acciones legales, para los que distribuyan, expongan, copien o manipulen el contenido de la misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.