viernes, 22 de agosto de 2014

Devoción. Yolanda Valenzuela (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos)



Te ruego mi virgen de los dolores que dentro de tus aguas santas me bendigas,
Me ayudes a controlar a través del fuego, cera, la materia, la tierra mas consagrada.

Devoción del miedo general,
Poder transmutador de todas mis fuerzas en el canal hacia el valor y la realidad más absoluta.

Yo te otorgo, te pido mi virgencita de los sufrimientos que a través de mi actives todas mis vidas las que me ansían también….

Devoción, sexual aparejada de otoño prematuro,
Mejorar complejos, desasosiegos, hacer desaparecer las represiones, ne me quitte pas.

Te interpelo mi virgen de los daños para que salvaguardes mis pasiones y las de todos mis cariños a lo largo y ancho de este mundo enemigo de espíritus sanos insuficientes.

Devoción, que este amor no se cargue, no se extinga que empiece a proyectar, realizar obras maestras, teatros de verdad con público sin pagar.

Yo te imploro mi virgencita de los malestares para dar claridad a mis hermanos, les quites el velo espeso de sus utopías más perjudiciales,  que no les arrastren sectarios ni ajenos a la bondad, sea cual sea su destino, ayúdalos a decidir qué es lo mejor para ellos.

Devoción, suerte y salud, en este baile casi caustico me doy en cuerpo y alma a todos ellos porque ellos me quieren y viven en mi.

Te solicito mi virgen de los padecimientos el seguimiento de la flecha que acertó en la diana de mi corazón y que lo ha convertido en un volcán en erupción, quema, quema, quémala.

Devoción, entre risas, llantos y movimientos,
Conociendo partes de uno que jamás hubieran imaginado que existían, conscientes conviven con maltrecho corazón en una ilusión que cual títere maneja la razón de ser, existencia del saber cómo sobrevivir con inteligencia.

Te suplico mi virgencita de los ramalazos la permanencia de este bálsamo que sano con mis manos, el nacimiento de lo que consto tanto engendrar, crecer, evolucionar, coopera en esquivar los daños, cultiva todo lo que gano aunque sea a fuerzas de estacazos.

Devoción, es no preguntarse si te estás equivocando, es estar seguro desde la raíz hasta las puntas, es no buscar tres pies a un gato negro y tuerto, no mirar en las esquinas por si me están espiando, la clave de esta ruleta rusa en la que cada día juego un poquito más.


 ©Lacomadrejaylalunaproducciones/monpetitartbonmarche by yles
 Extraído de (Arrieritos somos y en el camino nos estrellaremos) Pág 10. Yolanda Valenzuela


 www.facebook.com/amarantolapelicula *Todo el contenido expuesto en este u otro medio registrado por está sujeta a derechos de autor y cualquier violación de los mismos resultará en acciones legales, para los que distribuyan, expongan, copien o manipulen el contenido de la misma

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.