domingo, 27 de mayo de 2012

Una vez más, una vez más...

* Una vez más, una vez más...

Es una pena dentro de este corazón triste no habiendo cabida para tanta desidia, malestar es lo que siento cuando no te tengo junto a mí, mañana iniciare un gran viaje sin ti pero contigo siempre contigo...

Para bien o para mal tu estela me reflejara el camino que he seguir, recelosa y desconfiada caminare sobre tus brasas y ascenderé sobre tus montañas, navegare por tus mares y volare al compas de tus huracanes.

Una vez se le trata es difícil dejar de tratarlo, como la membrana más delicada entre mis oropeles le estoy viendo crecer, implantado en mi piel se encuentra como una segunda capa aquella que se encarga de erizarme, deleitarme y sorprenderme...

En guardia estaré con mi espada hasta que el obtenga la suya.

Odiosamente claro se confirma en mi vida una vez más, una vez más sorprendida ante tanto secreto , me pasmo de lo bella que soy de lo bello que es, un gran escalofrió transita todo mi organismo.

El árbol de la vida hará que subamos a la montaña y plantemos nuestro árbol en lo más alto, al que pondremos un lazo rojo para poder verlo desde nuestro refugio, ese que más tarde se convertirá en una fortaleza inquebrantable...

La realidad nos aplastara y nos haremos tanto daño que eso nos hará inmortales, la magia nos acompañara aun mas y la suerte por fin nos sonreirá de manera sincera y real, nos comeremos algunos pasteles y disfrutaremos de algunas ficciones también.

Nos difuminaremos para luego hacernos uno y pasearemos por el universo como un solo individuo, con dos corazones y dos cerebros distintos, pero unidos por la fuerza divina, unidos  para conseguir ambos el mismo poder...

Yolanda Valenzuela
*Extraído de (La alevosía clandestina de mi verdad /2011) Pag 1/12
 A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.
©Todos los derechos reservados