jueves, 7 de junio de 2012

Sal


Sal



Cuando aglutine lo que somos en un solo recipiente, cuando las ranas callen y los grillos duerman dejare de sentir esta presión que me queda en alto, me quema el mismísimo del mismísimo corazón eterno que de hielo se volvió piedra y de piedra se volvió diamante....



Se odió y estuvo desesperada allí, estuvo sintiendo la soledad que tanta le dio miedo, cruzo el desierto y sufrió, grito, lo sintió en el alma y se arrepintió...



Cruzando por la avenida estaba ella tan maja, tan dispuesta, tan hermosa, tan comediante, tan impresionante, tan divertida, tan sonriente como estúpida a la vez, solo le sobraron 19 payasadas y muchas estaciones que pasar hasta llegar al triunfo absoluto que le llevara algún día a ser la persona que desea ser.



Agilipollada estaba toda ella, como si no hubiera otra cosa que soñar con lo que no tenía que suceder en un momento donde el holocausto apremiaba, el exterminio había desaparecido pero en el que la fabúla continuaba como si fuera un cuento que nunca acaba, que nunca de los nuncas sabrá su final...



Con una sincronización casi perfecta afina el pensamiento al mismo tiempo.



Sueño en aprender alguna vez algo más a su lado, la mitad del tiempo que me vio nacer solo pensé que tal vez no sería buena idea hacerlo de la misma manera, de la misma forma, como si todo estuviera en croma y yo descuadrada en un plano totalmente secundario.



Ahora de nuevo y como antes de ayer, solía presentarse en mi vida como algo más concreto, más preciado más perfecto, tengo ganas de que volver a casa ...



No será esta cruz la que llevare a cuestas un tiempo más.



De repente por un momento se dejo embaucar de nuevo y casi lo vuelve a conseguir, mi cabra es la más vieja y la más sabia, la más fuerte y sensual para los sentidos que me robo y no me devolvió jamás....



Me pase tanto de hora que la esencia ya es lo de menos, ya es lo que menos importa, si todo me vence como ayer, aprenderé que no he aprendido nada y una vez desaprendo, amo y desamo, embargo y encargo.



Construyo y destruyo castillos en este reino de nunca jamás, solo daré una oportunidad al ciego que venga con las manos llenas de sal...

Yolanda Valenzuela

*Extraído de (La alevosía clandestina de mi verdad ) pag 10

A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.

©Todos los derechos reservados
www.produccioneslacomadrejaylaluna.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.