miércoles, 27 de junio de 2012

El rey congelado. ( Estancias ) Yolanda Valenzuela


El rey congelado
En todas mis casas siempre ha habido un duende al que le gusta jugar, no hago otra cosa que decirle que las mariconadas para el mal maricón....

Experimentando algo que tenía que experimentar, desde hace tiempo confecciono lo que yo creo que debo confeccionar de la manera que creo que debo hacerlo, no siempre de la manera correcta pero ahí estamos con toda la jerarquía mundana a través del tiempo invento de nuevo...

El rey congelado ahí tan bien conservado, tan bien preparado y confitado para mi divina degustación, su esencia como su conserva no conoce de prescripción ni requisitos porque en cualquier momento podría echarse a perder pero ....me hace tanto sufrir que prácticamente desde que ha llegado a mi vida no he dejado de llorar por él.

Dentro y fuera de esta penitencia me consagro como santa porque tal tormento es digno de santificación, el jamás entenderá ningún tipo de quijotada ni voluntad porque no en vano en raras ocasiones le parecerá perfecto, ya que su pleitesía absurda como su don innato de meter la pata estarán a la orden del día.

Le veo en todas partes como un fantasma que me persigue, todo me lleva a él mire a donde mire ahí esta y ya no lo puedo aguantar ni un minuto más....

Tan delicioso como unos de sus rellenitos intenta convencerme de una verdad que ni el mismo sabe que existe todavía, yo que soy la reina del polo norte como se atreve a derretir de repente ,mi polo sud.

Mis ganas palpitaban, tronaban, chillaban en plena noche en mi pecho, juro nunca más de nunca de los nuncas que me contendré en esta atmosfera inútil donde hay una gran mierda que tarde o temprano me entrara por la boca...

Las hadas que acompañan a lo que soy una vez más están esperando que huya, ante ello solo necesito aprender que es lo correcto, la situación es clara se refleja en el espejo de mi alma solo que yo no he tenido el valor suficiente de reflejarme en él todavía.

Sé que me veré con la misma claridad que el amor que concede este sueño que de lila se volverá rosa y de rosa se volverá verde y de verde se volverá azul y de azul se volverá caoba...

Yolanda Valenzuela
*Extraido de ( Estancias ) Relatos y otras mandangas Pag 19
A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.
©Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.