miércoles, 30 de noviembre de 2011

Corazones imperfectos.(Parajes de una desconocida mitos, rimas y leyendas)

Quisiera retenerte en mi sueño cálido,
Sentirte a cada momento,
Tenerte a mi lado.

Quisiera que nos hiciéramos uno a partes iguales,
Necesitando del mismo latido,
Necesitando del mismo aire.

Conservando lo que somos,
Acercándonos más a lo que tenemos,
Besando la tierra por donde pisamos.

Venerando cada suspiro,
Otorgando el placer de cada uno,
Se nubla cualquier ápice de esperanza por un momento.

Quisiera romper con todo esto,
Recogerte en la puerta de tu trabajo cargada de sueños,
Quisiera desprenderme de este ardor.

Si siempre me dejas cuando me voy,
Cuando vuelvo,
Cuando estoy.

Aflorando cuanto ahí para dar,
Para existir,
Para servirme fiel hasta el fin.

Precipitando a la tremenda,
La magia te ha traído hasta mí,
Siendo una prueba a superar.

Nos alzaremos en lo más alto,
Caeremos en lo más profundo,
Teniendo miedo,
Siendo débiles,
Humanamente como los buenos corazones imperfectos.

Yolanda Valenzuela

*Extraído de (parajes de una desconocida ) mitos, rimas y leyendas Pag 19

A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.

©Todos los derechos reservados

lunes, 28 de noviembre de 2011

La hora de brillar ( Estancias ) Relatos y otras mandangas


La hora de brillar
*Que más le dará la formula si el producto en sí, es todo un éxito arrollador…

A ellos siempre les prestó toda la atención, siempre les decía la mayoría de su verdad, pero no la creyeron jamás.

Su único e inalterable talón de Aquiles se disfrazo y se paseo de función en función, le cambio el guión y después de todo aun así la creyó.

De ligeras líneas los bordes de su sombrero de paja, soltara su pelo para decirle la verdad  de nuevo, para confundirle entre sonetos, para ahogarle con sus besos hasta dejarle la lengua muerta.

Para que no vuelva a hablar jamás y pueda contemplar su belleza en estado natural sin perturbarle sus pésimas expresiones de arrepentido con potencia sin paciencia.

Para que no le venda una sin sustancia base, sin tener ni idea de lo que es un juicio, sin a ver vivido lo suficiente, él con descaro se permitirá todos los honores y todos los horrores también.

Un gilipollas de tres al cuarto que arrastrara su serpiente hasta su boca para dispersar su veneno en ella intoxicándola con su gracia.

Cual anormal para todo su asombro para toda su anormalidad también, cuando el amor le encuentre, solo para recordarle como era.

El le traicionara, amenazara con destruirle, robara todo lo que tenga, mientras todo el mundo ríe, mientras todo el mundo llora.

Sabe que le hará daño pero con corazón y por eso deberá darle tan solo una pequeña oportunidad.

Algunos amigos le cegaran, se acercaran sigilosamente aunque ella no pueda darles lo suficiente, la vida le abrazara, le asombrara por completo, para que no se rinda.

Que alguien le diga a voces que no es la única que está pasando por eso, siente que es la única que está pasando por eso y de eso.

Pero es su hora… si, su hora.

Es su hora de brillar con o sin él, con o sin ella.

Diré que es su hora, si, su hora

Es su hora de brillar con o sin él, con o sin ella.

Ya va siendo su hora de brillar.

Mientras todo el mundo ríe, mientras todo el mundo llora.



Yolanda Valenzuela
*Extraido de ( Estancias ) Relatos y otras mandangas Pag 16
A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.
©Todos los derechos reservados
www.produccioneslacomadrejaylaluna.com

martes, 22 de noviembre de 2011

La crueldad subterránea de su ser

La crueldad subterránea de su ser

*J'adore toutes ses formes, par chaque intensité qui monte le sentiment qui me vole, j'aime ce charmeur de sorcières…

Adorará todas sus formas, por cada intensidad que le suba sentimiento que le robará, será  terrateniente atrayente de hechiceras, un tipo duro con cascara de huevo, en apariencia invisible, pareciendo uno más del grupo especial pendiente de inspección.

Estará agotada, arrancada en atributo, tan asediada que apenas podrá articular palabra, sentirá la crueldad subterránea de su ser, se dará cuenta por unos segundos que ya no había nada mas, que ya no necesitaba nada mas, todo el principio, todo el final.

Estará en la simpleza de concebir el amor tal y como le vendrá, alguien que amará de verdad, distinto como antes de mirada imperturbable,  sin perdón, sin olvido.

Siempre tendrá una pregunta para usted, se la formulará en el momento menos adecuado y por supuesto cuando menos se lo espere, para poder poner al descubierto toda su impotencia minusválida dejándola con el culo fuera una vez más.

Con una majestuosidad diabólicamente incorrecta expondrá todas las dudas confeccionadas, su mente le condenará al más absoluto interrogante del cual ella se aprovechara.

Hoy duda si zurdo o diestro, sentirá que vive demasiadas vidas ninguna siendo la suya en realidad, le sera difícil rectificar a tiempo y saber cuál es el camino correcto, sentirá la verdad en su interior, la que llevaba buscando tanto tiempo, le alumbrara en la oscuridad y jamás la traicionara.

Bailara a la luz de su luna llena el día que les venga bien a la vez, la desazón le abrigará media alma y le tendrá cogida la otra mitad.


Yolanda Valenzuela
*Extraído de (parajes de una desconocida 2010) mitos, rimas y leyendas Pag 18
A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.
©Todos los derechos reservados

domingo, 20 de noviembre de 2011

La Amenaza. Yolanda Valenzuela (La alevosia clandestina de mi verdad)


Te siento en mis días bordados de calma en los que por fin te pude ver la cara, soñando me fui a la capital del queso, te encontré en una estación de tren, rodeado de palomas a las que les echabas de comer.

Tan efímero como tu barco de ensueño, desguarnecidas las codicias de poseerte hasta el final, precisaría un poco más de ti, en tu trivial degustación no se puede definir este abandono.

Lo prodigioso de la incertidumbre reclama no acabar esta quimera tan pronto, buscándolo en la madrugada, encontrándolo en mis mañanas apareciendo con el sol.

Fusionando la energía del centro de sus tierras más profundas, sintiendo su arrojo sobre el mío, latiendo cada uno por su lado pero siguiendo el mismo compas.

Mi pequeño ánimo frágil no sabe si aguantara la amenaza mucho tiempo, fuera de mí quisiera perderme contigo, equivocándonos los dos.

Dejando lo entendido por escrito, a estancias tal vez seamos nada más que palabras, nada más que polvo en el viento, en tu tálamo a etapas, en todas partes y nada en el registro de sociedades.

Sobre una ofuscación que se marcara en nuestras vidas entrando por detrás, con las piernas abiertas al destino estoy esperando que penetre en mis ansias más grandes.



Yolanda Valenzuela*Extraído de (La alevosía clandestina de mi verdad )  Pag 4
©Lacomadrejaylalunaproducciones/monpetitartbonmarche by yles
https://www.facebook.com/pages/Yolanda-Valenzuela/436298163201921
www.flickr.com/photos/artbonmarche
http://lacomadrejaylalunaproducciones.blogspot.com
*Todo el contenido expuesto en este u otro medio registrado está sujeta a derechos de autor y cualquier violación de los mismos resultará en acciones legales, para los que distribuyan, expongan, copien o manipulen el contenido de la misma.