domingo, 11 de diciembre de 2011

Prívate (La alevosía clandestina de mi verdad)


!!!!! Prívate, privatízame, Privatización ya¡¡¡¡¡
Las cosas que deberían pasar, todas aquellas que no pasaron, todas las que no pasan y todas las que no pasaran.
Todas tienen un precio...
Como ratitas encerradas en las clavijeras, traducidas en la razón que niega su pensamiento, como insano crece en mi mente, como gusano oxigena mis raíces más antiguas, hasta hacer florecer toda la mierda que hay en mí...
Yo lo he intentado, pero fuera de mi solo hay un ruido que nada mas escucho yo.
He agotado mi última oportunidad , de esto ha de salir algo cierto, no sin forzarme, me adultero como puedo, todo se confunde en este medio tan idiota como el mío.
La superficialidad me puede y el alma por la modernidad no cede anta tanta mediocridad.
Preocupada por cual es el color de la temporada, en busca de su día mágico, de su felicidad robada , de su portada soñada.
Rodeada en la ciudad sin nombre me dispongo a imponer mi ley que sin permiso se da el lujo de faltarte al respeto.
Te siento entre mis recuerdos...de acuerdo que todo es rosa.... pero no es para tanto¡¡¡
Si no llega a ser por él, yo no tengo esto para poder avergonzarme abiertamente de lo mal que lo hecho , no es por ser yo la pronunciadora única e inimitable.
¡Qué desastre mas total e inigualable!
Yo intento, aprobé por los pelos y me enamore de él ....qué más puedo pedir.
Ni el milagro mas piadoso, ni la porosidad más inverosímil podría conseguir esta fusión tan extraña... ¿ Se entiende mi pronunciación? ¿Mi expresión ? ¿ Mi sinceridad ?¿Mi amor perdido?
 ¡Se siente, Se entiende!
Dentro de mi tantas, el cátaro que guerras perdió el caballo, tantas cagadas, tantos tartajas,
 tanta ignorancia en el tiempo, hice lo que pude, me siento orgullosa, me revolqué en un bosque de hayas porque era espontanea...
Nadie midió mis audiencias, nadie me dijo que lo estaba haciendo bien, tan solo ellos, no podía soportar perder , así que me quede con 3, 4 días a la semana.
No era yo pero el resto procuraba dejar atrás la erótica, separarme de Sildavia y dejar atrás el cabaret.
Lo merecía, me quitaban tanto tiempo como la poesía que desechaba en la basura, descalificados por mi seguían gozando de sus cuerpos como la primera vez.
El tranvía paso, lo cogí...
Él no llevaba gabardina y lo demás todos lo sabemos ya, el roce con la inocencia viene de mucho más atrás, el deleite al que él se prestaba solo podía decir lo siento, no pude hacerlo mejor pero es que él era maricón.
Dios Neptuno¡¡¡¡ Belleza impresionante de ojos azules , llegaste al límite cuando nadie podía hacerlo, la libertad de sentirme libre ,ya tengo el final para ti, my Lord ...!!!!! Prívate, privatízame, Privatización ya¡¡¡¡¡

Yolanda Valenzuela
*Extraído de (La alevosía clandestina de mi verdad ) pag 06
http://www.produccioneslacomadrejaylaluna.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.