lunes, 27 de diciembre de 2010

Cuento sin luna y sin araña.yolandavalenzuela.(Estancias) Relatos y otras mandangas



Recuerdo que mientras saltaba por encima de su comba, me sentí desesperada dentro de mí.

Tan pequeño, con una luz tan grande, mantenido, escondido entre mis sueños, detrás de un árbol que crece y se estira al compas del tiempo.

Lastima del momento, lastima de canción sin título, lastima del invento de la técnica, la tecnología de sus ojos, la última generación que veré en este lugar, que sentiré como un desprecio tonto y estúpido.

La historia que embeleso el sistema inmunológico de mi ser, los pocos minutos que cuelgan de las orejas que bese en mis cuentos.

Cuento sin luna ni araña, aquella que madeja la contraseña secreta de mi piel encerrada en la boca de quien me quiso de verdad.

La tortura que tuvo con esto, lo que no hizo conmigo, lo que piensa que le debo, la creciente salida del sol por su océano.

Todo un mar de poesía que inspira lo poco que convengo, mi convento se quedo sin monjas, sin rezos, sin iglesia, sin fe, sin Cristo en el madero, como una culebra sin cascabel, lamento lo ocurrido, intentare no desesperarlo en su largo olvido.

Pedí que soñara conmigo, pedí que invirtiera tiempo en ello, que pensara y concentrara esa energía en algo puro , en algo bueno… salto a la comba conmigo , lo hizo, el cielo en mis tierras sagradas consagró, un luto en mis estancias dejó y un largo invierno tras de él se ira.


Yolanda Valenzuela
*Extraído de (Estancias) Relatos y otras mandangas Pag 11
A todo/as los petardos perdedores, enhorabuena ya podéis copiarme, gratis y sin censura.
©Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.